El juego de la ouija – Leyendas urbanas

4/5 - (2 votos)

En los rincones más oscuros de la ciudad, en las casas abandonadas y las viejas mansiones, se teje una leyenda urbana que ha fascinado y aterrorizado a personas durante décadas: la leyenda del juego de la ouija. Este misterioso tablero con letras, números y símbolos ha sido objeto de controversia y fascinación en igual medida. Algunos lo ven como un simple juego, mientras que otros creen que puede abrir una puerta hacia el mundo espiritual, permitiendo el contacto con seres del más allá. ¿Es solo una invención para asustar o hay algo siniestro detrás del juego de la ouija?

El juego de la ouija - Leyendas urbanas

El tablero del misterio

La leyenda del juego de la ouija se remonta a finales del siglo XIX, cuando se popularizó como una forma de comunicación con los espíritus. Se dice que este tablero es una herramienta utilizada por los vivos para establecer contacto con los muertos, permitiendo que los mensajes de aquellos que ya han partido lleguen a través de un indicador que se mueve sobre las letras y los símbolos del tablero. Algunos creen que la ouija puede ser una puerta hacia lo sobrenatural, mientras que otros lo ven simplemente como un juego de entretenimiento.

El portal del más allá

La leyenda habla de sesiones de ouija que comenzaron como un simple juego entre amigos, pero que rápidamente se convirtieron en experiencias aterradoras y sobrenaturales. Durante estas sesiones, los participantes afirmaban que el indicador se movía sin que nadie lo tocara, deletreando palabras y frases que parecían venir de otro mundo. Algunos aseguraban haber establecido contacto con espíritus benevolentes, mientras que otros decían haber sido acechados por entidades malignas y vengativas.

El precio de la curiosidad

Cuentan que, en una pequeña casa en las afueras de la ciudad, un grupo de jóvenes decidieron jugar a la ouija una noche oscura y tormentosa. Llenos de curiosidad y emoción, colocaron sus dedos sobre el indicador y comenzaron a hacer preguntas en voz alta. Al principio, todo parecía un juego inofensivo, pero a medida que las preguntas se volvían más osadas, una extraña energía comenzó a llenar la habitación.

El indicador comenzó a moverse de manera errática, deletreando mensajes incomprensibles. Los jóvenes se miraron entre sí, sintiendo un escalofrío recorrer sus cuerpos. Intentaron detener la sesión, pero el indicador se negó a detenerse. Fue entonces cuando uno de ellos sugirió preguntar si había alguien más en la habitación con ellos.

La ouija respondió con un “sí”.

El terror se apoderó de ellos, pero la curiosidad los empujó a seguir adelante. Preguntaron quién estaba allí y recibieron una serie de letras que formaron un nombre desconocido. Al investigar más tarde, descubrieron que el nombre pertenecía a una persona que había muerto en esa misma casa décadas atrás bajo circunstancias trágicas y misteriosas.

Desde esa noche, la casa se llenó de fenómenos extraños: puertas que se abrían y cerraban solas, sombras que se movían en las paredes y extraños ruidos en las habitaciones vacías. Los jóvenes empezaron a sentir una presencia siniestra observándolos, y el aire se llenó de una atmósfera pesada y opresiva. Intentaron deshacerse del tablero de la ouija, pero parecía que el mal se había aferrado a ellos, siguiéndolos dondequiera que fueran.

En un intento desesperado por liberarse de esta influencia sobrenatural, buscaron la ayuda de un experto en lo paranormal. Este les explicó que jugar con la ouija sin tomar las precauciones adecuadas podría abrir una puerta hacia el mundo espiritual, permitiendo que entidades indeseables se adentraran en el plano terrenal.

El experto realizó un ritual para cerrar esa puerta, pero advirtió a los jóvenes que el mal que habían desatado no desaparecería fácilmente. A partir de entonces, los jóvenes vivieron con la incertidumbre y el temor de que la ouija hubiera dejado una conexión permanente entre el mundo de los vivos y el de los muertos.

La leyenda del juego de la ouija perdura en la ciudad, recordando a todos que la curiosidad sobre lo desconocido puede tener un precio aterrador y que, a veces, es mejor dejar ciertas puertas cerradas. Ya sea un simple juego o una ventana hacia el más allá, el juego de la ouija sigue provocando inquietud y temor en aquellos que se atreven a desafiar lo inexplicable.

Libros de leyendas urbanas que seguro te interesan

Si os habéis quedado con ganas de más, os recomendamos que echéis un vistazo al apartado de leyendas urbanas, además de que aquí podéis encontrar un listado con algunos libros de leyendas urbanas interesantes:




Descubre más desde Cuentos de miedo

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *